Rana del Roraima (Oreophrynella quelchii)

0

Endemic black frog on top of Roraima. These ancient amphibians are more closely related frog in Africa than those in South America, isolated since the continents divided.  Oreophrynella quelchii

Endémica ranita negra de la cima del roraima, estos antiguos anfibios están relacionados más estrechamente con las ranas de África que con las de América del Sur, quedaron aisladas desde la división de los continentes. Oreophrynella quelchii

frog-on-top-roraima- sapito del roraima
Endemic black frog on top of Roraima.

Descripción: Sapito tepuyano de tamaño pequeño cuya talla es menor a 2,2 cm. Su coloración dorsal es parda oscura, casi negra, con tubérculos y protuberancias redondeados tanto grandes como medianos en el dorso de la piel, y más altos y puntiagudos en la región cefálica; los tubérculos medianos aparecen en mayor cantidad y dejan muy poca piel lisa en el fondo. La coloración del vientre es marrón oscuro con manchas o marmoteado amarillo. Sus características ecológicas y conductuales son semejantes a otros sapitos del género Oreophrynella. Su actividad es diurna, terrestre y asociada a superficies de rocas desnudas, aun cuando se le encuentra también en los pequeños parches de vegetación en ambientes abiertos de las cumbres tepuyanas. Todos los sapitos rugosos se desplazan lentamente, aferrándose a las piedras, ayudados por sus dedos oponibles y no tienen la capacidad de saltar ni nadar; ante perturbaciones adoptan una postura de “bolita” (se encogen sobre sí mismos) y pueden rodar sobre las superficies de las rocas. Su piel granular, aunada a su coloración dorsal negra, resulta un camuflaje perfecto en su ambiente natural [1,2,3,4].

Distribución: Oreophrynella quelchii es una de las dos especies del género que habita en más de un tepuy. Es conocida de las cumbres del monte Roraima, en el estado Bolívar, Venezuela, y la frontera entre Guyana y Brasil (por la cual es errado reportarla como endémica para Venezuela), y también está presente en el tepui Wei-Assipu. Habita entre 2.600 y 2.800 m de altitud. En la base del Roraima también se encuentra otra especie relacionada, Oreophrynella macconnelli, la única especie del género con un patrón no uniforme de coloración, siendo marrón con jaspeado más claro, y con hileras de puntos amarillentos a cada lado de la espalda. Esta especie (Oreophrynella macconnelli) fue colectada en el bosque de la base del tepuy, y sobre ella no se tiene mayor información que la colección original de 1900 y unas notas de 1961, por lo que se ha cuestionado su validez taxonómica, especulándose que podría ser una subespecie de Oreophrynella quelchii (poco probable), una especie plena, e incluso, si pertenece efectivamente al género Oreophrynella [1,2,3,4]. Nombres comunes: Sapito rugoso del Roraima, Sapito del Roraima, Sapito tepuyano Roraima bush toad, Roraima tepui toad.

Situación
Aunque se desconoce su estatus poblacional, es una especie bastante común en la cumbre del monte Roraima y no se cree que esté inminentemente amenazada. Sin embargo, de acuerdo con el hábitat que ocupa, su distribución potencial máxima no es mayor a 40 km2 y está fragmentada entre las cimas aisladas del Roraima y del Wei-Assipu tepui [1,2]. A escala mundial, tanto la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), como la Evaluación Global de los Anfibios (GAA), la han catalogado en las listas de anfibios amenazados y se le asigna la categoría Vulnerable debido a su restringida distribución [5,6].

Amenazas
Debido a su hábitat restringido, podría ser especialmente susceptible a catástrofes naturales como sequías, inundaciones e incendios, así como a patógenos virales, bacteriales y epidemias micóticas. La cima del monte Roraima es el ambiente altotepuyano más visitado por turistas, por lo cual existe un alto potencial de perturbación y contaminación por agentes externos. Entre los impactos del turismo en el Roraima se han reportado incendios en la base y laderas, fogatas y uso de madera local para este fin en la cumbre, caminos que se han abierto en desmedro de la vegetación, pisoteo, explotación y traslado de piedras para la construcción de veredas para los excursionistas, desechos sólidos en la base y cima del tepuy (especialmente en las ocho áreas de campamento, conocidas como “hoteles”), heces, graffitis, extracción de piedras de cuarzo, destrozo de la vegetación, presencia de especies introducidas (en especial de plantas, incluyendo algunas preocupantes por su agresividad, como la mora), e incluso la manipulación de los sapitos rugosos para ser fotografiados por turistas. También se ha reportado biopiratería de plantas promisorias y extracción de ejemplares de plantas carnívoras (Heliamphora spp. y Drossera spp.), bromelias, orquídeas, mariposas y aves, para el tráfico ilegal [4].

Conservación
Gran parte del área de distribución actual y potencial de la especie está protegida parcialmente por el Parque Nacional Canaima, si bien su gran extensión y difícil acceso la hacen susceptible a acciones sin control. También está amparada mediante el decreto Monumentos Naturales “Tepuyes”. Se recomienda ampliar los estudios sobre aspectos biológicos y ecológicos de Oreophrynella quelchii, especialmente en cuanto a comportamientos reproductivos y sociales, monitoreo de las poblaciones, así como la evaluación de amenazas, en especial, potenciales impactos del turismo y de las especies introducidas.

Referencias: [1] Vial & Saylor 1993. [2] Péfaur & Rivero 2000. [3] Señaris et al. 1994. [4] Freile & Santander 2005. [5] IUCN et al. 2006. [6] IUCN 2007.

Libro rojo de la fauna Venezolana

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No te hacemos un tour... Te llevamos al Mundo Perdido

Instagram: @venezuelaverde