Mochileando hasta Canaima

Mochileando una nueva vida, una historia, un país.

Las primeras interrogantes que vinieron a mi cabeza al ver la invitación de “Mochileando hasta Canaima” de la ONG Venezuela Verde, que por más esperanza y sueños que tenemos, de la realidad del país no estamos absueltos, pensé: ¿Será seguro? ¿Y si me roban? ¿Y si no aguanto? ¿Y si quiero regresarme? ¿Y si nos tratan mal y nos quedamos sin dinero? ¿Mi condición física es la adecuada? Sin embargo, algo me decía que debía unirme, mi espíritu aventurero se manifestaba y me gritaba que saliera, que respirara aire fresco, que me encontrara con la naturaleza, conmigo misma, con mi esencia, mi país y la energía de vivir, por lo que pese a todo lo que me decían y pensaba, me aferré a lo que quería y decidí así como 30 mochileros más a iniciar esta gran aventura.

se convirtieron en 24 días

se convirtieron en 24 días

La definición técnica que se le da a los mochileros es la de: “Aquella persona que viaja con su mochila a cuestas, de manera independiente y muy económica, aplicando senderismos y sin el apoyo de un guía o agencia turística”. En nuestro país, traduciríamos esto como: “Una cuerda e´ locos jóvenes hippies y come flores que buscan vivir cosas nuevas, son irresponsables, soñadores, y resteados”. Me causó curiosidad que, al investigar un poco más, en Países como España le conocen a la mochileada popularmente como “Turismo de Alpargata” haciendo referencia especial al hecho de que son personas con pocos recursos económicos que prefieren viajar sin la comodidad, guía y seguridad de un hotel.

Luego de esta gran experiencia, puedo redefinir el término “Mochilear” como: Llevar a diario la aventura y las ganas de explorar lo nuevo; solo esperando la comodidad que la naturaleza pueda brindarte, la seguridad de nuestros corazones y del compañerismo y la guía de conocer nuestra Venezuela en su esencia pura, escapando de lo común, de lo cotidiano, empacando en la mochila nuestros sueños, con la esperanza a cuestas, poco dinero en el bolsillo pero la riqueza del espíritu y el entusiasmo como norte.

Inicio de la aventura.

El día 07 de Septiembre inició el viaje, empacando mochilas, dejando de lado los miedos y preocupaciones, con la esperanza de que se sumara mucha gente, despedida a seres queridos y la bendición de Dios motivaron a nuestros viajeros a iniciar esta gran aventura: Mochileando hasta Canaima, por 8 estados recorriendo 1500K durante 24 días.

Sólo 3 personas se encontraban en el terminal, cada uno con sus kilos de comida, ropa, utensilios y la energía suficiente para seguir la ruta y partir al primer destino: Carabobo. Con los sueños a flor de piel y la fé y la esperanza de todo viajero caminante.

Vigirima: Montañas, petroglifos de apertura.

Al llegar al estado Carabobo, y luego de superar varios inconvenientes de estadía; una baqueana del lugar llamada Ana María se unió a la ruta y propuso conocer Vigirima, 3 horas de caminata, primer reto: Naturaleza con montañas impactantes en todos sus puntos cardinales, lluvias frecuentes, muchos sembradíos, saltos de agua y la huella del pasado del hombre originario arahuaco en las piedras, como mayor atractivo de la zona con uno de los conjuntos de petroglifos más grandes del país, que iniciaban la gran apertura de este viaje mochilero.

Vigirima-Estado Carabobo

Vigirima-Estado Carabobo

El grupo empezó a conocerse y a complementarse, ya había un chef, un líder, 2 baqueanas y un “Vegano; personalidades muy distintas pero con un mismo fin: la pasión por la naturaleza, donde empezaban a forjar un camino que poco a poco se convertiría en una meta y en un estilo de vida para muchos.

Cascada en Vigirima

Cascada en Vigirima

La Ciénaga: Contraste verde y azul de mar, donde las horas no se van volando.

De las grandes montañas y las piedras llenas de historia, pasaron a cubrir sus días enteros con la inmensidad del mar y el contraste del increíble verde que en la mañana muestra un gran amanecer, donde la luna se va ocultando y le da cabida al extenuante Sol playero; esto es La Ciénaga: Lugar con uno de los ecosistemas más productivos de la tierra: Los humedales, riñones del medio natural y refugio de grandes aves y peces.

Cienaga-Ocumare de la Costa en el Estado Aragua

Cienaga-Ocumare de la Costa en el Estado Aragua

robinson

Robin

“Esta tarde la ciénaga de Ocumare era como un estanque. Tan inmóvil, tan extraordinariamente quieto y bañado por la luz del atardecer. Uno debería realmente meditar en esa luz, no en la luz directa del sol, sino en el reflejo del sol sobre las rutilantes aguas” Robinson Gutierrez.

Eran sólo 4 los viajantes que llegaron a este lugar, pero las anécdotas y situaciones empiezan así a colmar el viaje, el lanchero que debía llegar a buscarlos, llegó pasadas 4 horas luego de la hora de encuentro (7 am) donde sin comida ni agua potable, empezaron a salir instintos de supervivencia y a buscar retorno en otras lanchas. Al tiempo, llegó el gran personaje que en su lenguaje particular y con un aspecto que indicaba haber pasado una buena noche acompañado de unas cuantas cervecitas recordó recogerlos a las 11 am… llevando todo esto a replantear la llegada al próximo estado.

la cienaga

La cienaga-Ocumare de la Costa

Lagunazo, Ávila: La cima vegetal entre la Ciudad y la costa

Iniciar una ruta ecológica y no acampar en el majestuoso pulmón Vegetal de la capital, nuestro Ávila querido, que sirve diariamente para muchos como despeje, recarga energética o simple entrenamiento físico; sería una aventura incompleta. El primer día de acampada fue subiendo por el sector gamboa al primer puesto de guardaparques, donde unos deliciosos helados de mora y tomate de árbol y un buen plato de papilla de cereal, galletas con frambuesas y moras silvestres hicieron que tuvieran dulces sueños en su primera noche alejados de la capital.

El ávila de noche

El ávila de noche

Subiendo el Ávila

Subiendo el Ávila

Partieron a lagunazo, visualizando arriba, en parte de su ruta, el cable del teleférico, donde la gente saludaba emocionada a aquellos locos que se atrevían a caminar estos senderos con el clima, la vegetación y el cansancio por el peso de las mochilas a cuestas, Una motivación: La bandera Ondeante de Venezuela en el Warairarepano que les recordó su meta y los incentivó a continuar el arduo recorrido.

Ávila-Distrito Capital

Ávila-Distrito Capital

la Bandera Nacional en el Waraira Repano

la Bandera Nacional en el Warairarepano

Finalmente, son 9 viajeros los que llegan al sector lagunazo, explanada natural que sirve para acampar a 2.225 mts de altura, con un clima muy frío y un increíble paisaje:

José Manuel Silva

Instagram: @JosManuelSilva

“Ver la Guaira y el atardecer desde lo más alto y frío de la montaña recompensa todo lo duro de la subida y la larga caminata en el Ávila. Dios estuvo presente en cada paisaje”. José Manuel Silva.

Atardecer en el Lagunazo

Atardecer en el Lagunazo

En el Lagunazo-Ávila

En el Lagunazo-Ávila

Debido al frío y al clima, algunos debieron devolverse y reincorporarse más adelante. En el ruido caraqueño y lo estruendos de una estación de metro colapsado de personas que vivían su rutina, se unieron para continuar el viaje 8 Caraqueños, cuya actitud alegre y entusiasta le dieron más sabor al viaje; en este lugar me incorporé, con un bolso que casi superaba mi 1.70 (y se volvió épico en la ruta) con mucha comida deshidratada, que nos sacó las patas del barro a muchos y evitó pálidas y recaídas.

Río Neverí, Pto La Cruz: Los perros y la naturaleza como protagonistas.

Como la improvisación forma parte de toda mochileada, nos tocó, por el horario de llegada, cambiar la ruta preestablecida: Los Altos de Santa Fe, estableciendo una nueva: El Río Neveríhospedándonos en un refugio de Chombón, quiénes muy amablemente nos dieron cobijo en su patio junto a 60 perros. Las minas orgánicas de estos animalitos hacían de nuestra estadía una gran odisea, pero muy llevadera y gratificante gracias a lo servicial y atento de las personas que aquí residen.

por las orillas del Neverí

por las orillas del Neverí

En esta oportunidad se unieron 3 mujeres increíbles, siendo entonces 15 mochileros con características especiales que nutrían el viaje con algo más que compañerismo:

regina

Regina

“Lo importante, más que la ruta, fueron los momentos y las personas que estuvieron ahí, que hicieron con esos pequeños detalles y gesto más que algo hermoso, algo maravilloso”. Regina Basanta

El Río Neverí nos regaló a este viaje una gran Cascada imponente sobre pliegues de rocas y un camino fangoso donde la naturaleza plena nos mostró su belleza, su imperfección y su pureza; el coraje y las ganas de llegar a la cima empezaron a rodear y coquetear con nuestro espíritu.

Cascada al final del camino

Cascada al final del camino

Mochima: Donde el cielo se une con el mar y el firmamento reposa de noche en sus aguas.

Se respiraba tranquilidad, alegría, la pasión por la naturaleza y un gran espíritu en todo el grupo, cada vez crecía y crecía más, venían 6 personas y con ellos 6 valores agregados a esta gran aventura imposible de olvidar: Ya éramos 21 personas.

En la lancha en Mochima

En la lancha en Mochima (Los 21 en 1 sola lancha) la locura…

Para llegar a Playa Manare para acampar, debimos agarrar una lancha y como en este viaje y en la vida, la suerte siempre nos acompaña y todo se retribuye en el momento indicado; la vida nos regaló la oportunidad de conocer a un personaje muy particular que define al típico Oriental: Acelerado, alegre, enérgico y vivaz: El Bello, que con su “Jala Jala Jala” en el camino nos dio la cena de esa noche y la oportunidad a muchos de pescar por primera vez, le dio un toque de humor y de identidad regional para agradecer este lado de nuestro país: Su tierra, su mar y su gente.

Bello el Lanchero y la cena..

Bello (el Lanchero de gorra verde) y la cena en manos de Robin..

En Mochima pudimos palpar desde una ventana de tierra, la inmensidad del mar, su calma y su unión con el cielo; haciéndose uno a lo lejos en armonía perfecta con grandes atardeceres y efectos luminosos en sus aguas en la noche, efecto del foto plancton le dicen, aquí en nuestro país, las estrellas bajan al mar y te tocan con su inmensa luz, en Mochima nuestro camino se iluminó y tuvimos el firmamento en frente de nosotros de una forma mágica.

Mochima-Estado Sucre

Mochima-Estado Sucre

Las cuevas del Guácharo, Caripe: Equilibrio natural perfecto de Hombre, flora y fauna.

Cuevas del Guácharo-Estado Monagas

Cuevas del Guácharo-Estado Monagas

Luego de 3 días de playa, mar, arena y la buena vibra que define a todo entorno marino, nos encontramos con el clima fresco, húmedo, frío y nostálgico de Caripe; nuestro destino principal eran las majestuosas Cuevas del Guácharo, pero nos sorprendió de telonero la increíble ciudad de Caripe, donde la calidez de la gente y el paisaje hicieron del recorrido a las cuevas un camino imposible de pasar por alto.

Cuevas del Guácharo-Estado Monagas

Cuevas del Guácharo-Estado Monagas

En esta ruta pudimos observar los dos regalos más preciados de la naturaleza: La Flora, con sus hermosos paisajes, flores, sembradíos, frutas y hortalizas que ahí se cosechan; y la fauna: Donde la preservación de esta rompe nuestros esquemas y nos invitan a valorar y cuidar lo que tenemos, tomando como referencia la conservación que les dan a los guácharos y toda especie animal que habita en este lugar; aquí existe el equilibrio natural, la acción del hombre se basa en función de la armonía, sin dejar de realizar sus actividades pero respetando el entorno y hábitat de estos animales tan preciados.

Cuevas del Guácharo-Estado Monagas

Cuevas del Guácharo-Estado Monagas

En este estado, la naturaleza nos agarró desprevenidos y un aguacero hizo que nos compenetráramos más como grupo. Ya no éramos personas extrañas las que viajábamos juntos, éramos una gran familia de 23 personas, había crecido una especie de fraternidad que parte hacia una misma visión: conocer más de las maravillas de nuestro país y seguir construyendo con nuestras acciones y actitudes en conjunto el mundo que queremos.

La Paila en el Parque Nacional Cuevas del Guácharo-Estado Monagas

La Paila en el Parque Nacional Cuevas del Guácharo-Estado Monagas

Parque La Llovizna, Pto Ordaz: Agua de gracia, de conexión y agradecimiento.

Más que un grupo, ya éramos una muchedumbre que poco a poco se acercaba a su meta, llegar a Canaima, hacerla tuya y mía, preservarla y apoyar a los que la cuidan. Ya estábamos en el estado, a pocos metros de la base de nuestro destino, sin planes más allá de disfrutar el momento y vivir como fluyeran las cosas, sin preocupaciones, sin ataduras y con la Fe y la esperanza a flor de piel, sensaciones que quisiera hoy en día poder transmitirle a todos y cada uno de los venezolanos, porque si algo tenemos en este país, es cosas por las que estar agradecidos.

Estado Bolívar

Estado Bolívar

Al llegar a Puerto Ordaz, un imprevisto nos llevó a dormir en el terminal. Una vez más las circunstancias nos recalcaron que los miedos deben ser sustituidos y que la prevención y la buena energía pueden cambiar tus pensamientos. Sí, se durmió en un terminal, a las buenas del señor y sin ningún tipo de seguridad más que la pública ¿Resultado? Atención por parte de la seguridad del lugar, baños para poder acicalarnos y ningún tipo de susto que nos desmotivara a continuar nuestro próximo destino: El Parque La Llovizna.

Dicen por ahí que el parque La llovizna es un derroche de naturaleza en el Estado Bolívar, definitivamente es así; la vegetación, los senderos, los peces y las grandes caídas de agua son las maravillas que aquí se consiguen. Entrar ahí, es como abrir una atmósfera donde eres parte de la naturaleza, de su entorno, son uno y este te invita a dejar fluir todas tus preocupaciones y problemas  al mismo ritmo de la corriente de agua ¿Una invitación? Cierra tus ojos, medita y concéntrate en el sonido de este inmenso salto de agua.

Parque la Llovizna-Estado Bolívar

Parque la Llovizna-Estado Bolívar

Roraima, Canaima: Tierra mágica, invitación a lo ancestral.

San-Francisco-de-Yuruaní-Estado Bolívar

San-Francisco-de-Yuruaní-Estado Bolívar

¡Lo conseguimos!

Dicen que hay que disfrutar del camino, sin perder de vista la meta, nosotros logramos crear las dos, recargados con la mejor energía y con nuestro enfoque claro decidimos subirle el nivel a los riesgos, acelerar nuestro espíritu aventurero y creer en nosotros mismos para llegar a un nuevo e inesperado destino: El Tepuy Roraima. 

Nuestro primer Obstaculo

Nuestro primer Obstaculo

Ya todo lo que vendría era ganancia, pensaban algunos; otros dudaban un poco de sus capacidades y habilidades luego de tantos kilómetros recorridos. Pero todos decidimos desde San Francisco de Yuruani (Kumaraka-pay) iniciar el viaje a la base: Paratepuy. 9 horas de caminata fueron la prueba que nos llevó a cerrar con broche de Oro esta increíble y ahora real aventura por nuestra Venezuela: Subidas, bajadas, sol, lluvia y ahorro de agua era lo que debíamos superar para llegar.

sin temor....

sin temor….

¿Nuestra motivación?

El increíble, poderoso, mágico y despejado paisaje de Roraima en frente te llena de energía y te inspira a continuar, aquí no vale la condición física que tengas ni la habilidad, aquí sólo vale querer seguir y abrazar este maravilloso Tepuy.

Caminando desde Paraitepuy

Caminando desde Paraitepuy

Al llegar de noche muy cansados, adoloridos a paraitepuy, en ayuda a nuestro Guía Jesus, un Pemón con una personalidad particular, única y con un espíritu bondadoso y admirable, nos motivamos a seguir adelante e iniciar nuestra ruta de 3 días hasta Roraima, acampar una noche ahí y luego 3 días de regreso; 33 personas, 33 sueños. (Ver descripción del recorrido en Roraima)

laura

Laura

“Al dolor, al hambre, a la pena, a lo absurdo, se le puede dar respuesta: Tomando riesgos, caminando, conociendo y teniendo como meta Vivir y encontrarnos con nosotros mismos”. Laura De Sousa.

Acampada antes de subir la pared del Roraima

Acampada antes de subir la pared del Roraima

  • La vista: 2 majestuosos tepuyes de Fondo, entre las nubes, en Paz posados al final del camino.
  • El Sonido: La naturaleza, tu propia voz que te invita a continuar.
  • El olfato: Hierba fresca, una larga y grandiosa sabana que se mueve por el viento en una velocidad adecuada.
  • El Gusto: El sabor del agua hidratando, tu cuerpo, como un cáliz como vida, como motivación a seguir adelante.
  • El tacto: La mochila, el sol, la llovizna, el sudor y la energía pura del lugar.

Pared del Roraima

Emily

Emily

“Roraima me ayudó a descubrir que con el poder de tu mente y con las ganas de lograr algo no existe nada que pueda detenerte, al llegar ahí, lloré de alegría por hacer realidad un sueño, un sueño compartido que unió nuestras almas para siempre” Emily.

Jacuzzi en el Roraima

Jacuzzi en el Roraima

Algunos creen que en este País no es posible realizar viajes así, y sí, Quizás si quedamos vulnerables a la realidad de hoy de nuestra Venezuela… pero también es probable que nos sorprendamos y podamos rescatarla con una nueva perspectiva: la amabilidad, cooperación, aceptación y colaboración de los venezolanos; la mano amiga, la belleza y magia de sus tierras, el calor humano que nos refugió en cada estado y nos impulsó a continuar pese a las dificultades, haciéndolas diminutas y transformándolas en unión y experiencia: La de Venezuela, que es tuya, mía y que está esperando por que lleves su luz y su aroma en tu piel por siempre.

 

jessica

Instagram: @jessthomsonm

Jessica Thomson

 

Paraitepuy

ParaitepuyDe izquierda a Derecha levantados: Eren, Regina, Sol, Jesús D., Andrés, José Manuel, Jodsue, Adriana, Jorge, Constanza, Laura, Sindy, Moises, Fabiola, Abuelo, Elises, Loys, Miguel, Aliser,  Daniel  De Derecha a Izquierda sentados: Abuelo 2, Omar, Cristofer, Emily, Luis, Rafael, Carlos, El mexicano, Robinson, Inda, Jessica, Wilmer, Stefany y Freddy.

Foto de Recuerdo

Mochileando hasta Canaima

About the Author
  1. Ange Veitia Reply

    Vivir la experiencia de conocer un poco más y de una manera diferente mi hermoso país, junto con la oportundad de integrarme y compartir con gente resteada con espiritu aventurero con las mismas ganas de vivir la energia de un viaje como este.

  2. Miguel Rengel Reply

    Es gratificante saber de personas cuyas metas han luchado y han conseguido lograr,pero mas satisfactorio aun es poder compartir la misma energía y fuerza, en vivo. Comprendo su placer porque una de mis metas es también recorrer toda VENEZUELA,específicamente sus rutas no turísticas y mas deportivas. Desde el estado Monagas (Maturín) les envío un abrazo aventurero y ecologista. Espero algún día encontrarlos en la vía y poder intercambiar buenas vibras.Saludos.

    “Cada sima es un escalón mas para llegar mas alto”

  3. Pingback: “Mochileando hasta Canaima” de Jessica Thomson  | Psique 2.0

  4. Pingback: "Mochileando hasta Canaima" de Jessica Thomson  | Noticias de mi Tierra

  5. ALEXANDRA MATOS Reply

    Todavia no supero haberme enterado tan tarde de tan magnifica tarvesia. Lamento no haber podico aventurame con uds este año….Pero no se olviden de mi que en el 2016, no hay bnada que detenga mi espiritu….quiero volver y que mejor manera de regresar a Canaima, que esta. Que por cierto debe ser la mejor manera….Sentir la naturaleza en todo su esplendor, sentirme viva….

  6. Raúl Acevedo Reply

    Hola, estoy interesado en saber más para la caminata que se está organizando para el Canaima, pude ver en las cuenta de Instagram de la Organización Caminos Verdes que hay que llenar un formulario, donde puedo hacerlo. Gracias a espera de su respuesta

  7. Anny Rosario Reply

    Excelente página, los reportajes las fotos…Me fascina, la aventura, lo extremo , la fotografía, mi país hermosisimo….!!!!

  8. Ruth Fernández Reply

    Hola, como ya he menciona en otras oportunidades en diferentes publicaciones de su sitio en facebook, tengo un interés inmenso en poder obtener la oportunidad de compartir esta valiosa experiencia con ustedes, personas dedicadas al verdadero servicio de este país, de su preservación. Poder mantener nuestras convicciones vivas y a flor de piel es algo por lo que debemos luchar cada día, la visión y misión por la que ustedes luchan cada día a día, es algo que debe realzarse, que debe impulsarse, todos sabemos que este no es un trabajo fácil, pues existe mucha inconsciencia y se carece mucho del sentido de pertenencia, de amar verdaderamente lo nuestro, hace mucho tiempo que este sueño forma parte de mi vida, recorrer Canaima para mi es algo que tan solo el pensarlo toca las fibras mas profundas de mi ser, porque Amo mi país Venezuela fervientemente e intento cada día valorar cada rincón de el, nuevamente menciono el que espero poder ser parte de su equipo, ser una compañera que pueda acunar en sus recuerdos la experiencia de #MochileandoHastaCanaima2016, mi sentido aventurero se basa en que tan solo que la vida me de el tiempo necesario para poder recorrer mi país, aun cuando muchos piensen que estoy loca, por acá dejo una canción que forma tarde de una película muy significativa para mi, porque refleja ese sentimiento que creo que mueve a cada uno que ve las cosas como lo hacemos nosotros que compartimos la misma visión, a pesar de no ser originario de nuestro país https://www.youtube.com/watch?v=TMUYHRCTDlk me despido un beso y un fuerte abrazo saludos!

  9. Neudo enrique Reply

    Le pido a Dios que una oportunidad de estas me llegue en la vida. Tengo todo listo, la mochila, energía, mucha colonia (dice mi abuela que los mochileros huelen a puro mapurite) y cepillo de dientes. Definitivamente una experiencia como esta regeneraría mi espíritu y en particular la vida de cualquier ser humano. Yo estoy más que listo. Saludos desde Maracaibo… estaré muy pendiente de lo que publican y positivo de que esto me toque a mí. BENDICIONES y gracias por generar consciencia sobre la conservación y cuidado de nuestros recursos y nuestro país.
    Ayúdame Santo Repollo.

  10. Pingback: VIDEO testimonial Mochileando Hasta Canaima - ONG-Venezuela Verde

Leave a Reply

*