China marca récord en contaminación en el año en el día de la Cumbre del clima

0

Puede ser una paradoja, o la realidad que se esconde tras charlas entre suprema de aves, apio confitado y París-Brest. Beijing está en alerta naranja por contaminación por segundo día consecutivo y sufre los niveles más altos de este año, mientras su presidente, Xi Jinping, participa en la cumbre mundial de París contra el cambio climático. Así es la realidad de China, uno de los países más contaminantes del mundo.

contaminación-china
contaminación en la capital

El aire de la capital china ha superado hoy los 600 microgramos por metro cúbico de partículas PM 2,5 (las más dañinas para la salud), lo que supone superar en más de treinta veces el nivel máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de de 20 microgramos, según el medidor de la Embajada de Estados Unidos en Beijing.

Esta situación ha llevado a las autoridades de la ciudad a mantener la alerta naranja, la segunda más grave tras la roja, lo que implica medidas como obligar a las plantas industriales a reducir o parar su producción o restricciones en las obras públicas y actividades de construcción.

También hay limitaciones al tráfico y se ha recomendado a la población que no salga si no es imprescindible, especialmente niños y ancianos.

Primer mercado en automóviles y smartphones

China, el primer mercado mundial de automóviles y smartphones también es el primer contaminante del planeta, tras haber emitido hacia la atmósfera casi 10.000 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2013.

La contaminación del aire en Beijing y sus alrededores se ha elevado a niveles peligrosos, por lo que las autoridades en el norte del país pidieron a los residentes que permanezcan en el interior de sus casas. Pero China no es el único país donde la alarma ya ha sonado.

En la capital de España, el ayuntamiento Madrid prohibió que los coches aparcaran en la zona central además de reducir la velocidad en la M30 y carreteras secundarias. Era la primera vez que se vetaba el estacionamiento como consecuencia de los niveles de contaminación en el aire. Se había activado el nivel II del Protocolo de Medidas durante periodos de alta contaminación.

El  último informe de la EEA deja claro que el ozono troposférico provoca unas 1.700 muertes prematuras en España al año, lo que coloca al país el cuarto con mayores decesos tras Italia, Alemania y Francia.

Esta alerta por contaminación tiene lugar mientras los líderes mundiales debaten en París en la cumbre climática COP21.

China marca récord en contaminación en el año en el día de la Cumbre del clima

contaminación-beijing La contaminación causará 900.000 muertes

China, que es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, aspira a tener su punto máximo de emisiones para el año 2030. La mayor parte de las emisiones de carbono del país provienen de la quema de carbón para calentar los hogares y para alimentar plantas de energía. El gigante asiático podría evitar 923.000 muertes prematuras por enfermedades cardiovasculares en los próximos 15 años si sus ciudades tuvieran un aire aceptablemente limpio.

El estudio, elaborado por la Asociación Americana del Corazón, estima que si China llegase a controlar las partículas en suspensión PM2,5 (las más pequeñas y dañinas para la salud por su capacidad de penetrar directamente en los pulmones) a un nivel “razonable”, se reducirían en un 2,7% las muertes por ataques de corazón y un 7,2% las provocadas por enfermedades cardiovasculares.

Se espera una ola de frío para limpiar la contaminación

Se espera que la inminente llegada del mes de diciembre traiga nieve y con ella se humedezcan las praderas cubiertas de pasto en las regiones interiores de China, a fin de evitar el llamado “desastre negro”, que mata a rebaños enteros.

Para muchos criadores que cuentan con pozos, la situación no sería dramática, sin embargo no dejan de subrayar la demora de las nevadas, que atribuyen al fenómeno climatológico de El Niño, que ha evitado la presencia de suficiente aire frío para la formación de nieve.

Surge la nueva clase media china

Chen Jian saborea los frutos de su ascenso a la clase media, utilizando su coche para ir al trabajo o el avión en vacaciones, un ejemplo de cómo la prosperidad de China va a la par con el aumento de las emisiones de CO2.

Hijo de silvicultores, Chen, de 33 años, creció sin televisión en una aldea de las afueras de Shanghai. Ahora, todos los días conduce su Chevrolet Lova para dirigirse a la empresa en la que ocupa un puesto de responsabilidad.

“Mi familia proviene de un medio económico pobre”, dice, mientras se toma un café en un lujoso hotel del centro de la capital económica china.

Soy un hijo del campo“, dice. Hoy, todavía es capaz de trabajar en la finca familiar, donde se alinean los árboles de melocotones plantados por sus padres.

El caso de Chen Jian es un ejemplo de los cambios ocurridos en China, cada vez más urbana. El Partido Comunista funda su legitimidad en un aumento del nivel de vida de la mayor población del mundo, con 1.400 millones de habitantes.

Cuando Chen Jian subía al autobús para visitar a su familia desde su casa en el centro de Shanghai, le llevaba dos horas y media de viaje. Ahora, en coche, apenas tarda 45 minutos. Y considera comprar un segundo coche. Sus amigos le sugieren un Mercedes, “porque es mi estilo”, dice.

“Si fuera a trabajar en bicicleta, se me haría mucho más largo”, asegura, añadiendo que “conducir un coche es una forma de libertad”.

Esto no se les escapa a sus conciudadanos: más de 260 millones de vehículos circulaban el año pasado en las carreteras chinas, de los cuales 23 millones comprados en 2014.

Futuro ‘verde’

Una de las discusiones en la Cumbre de París será la de tratar de cambiar los gases contaminantes en gases ‘verdes’. El próximo coche de Chen será eléctrico. Al menos ocho grandes ciudades chinas, entre ellas Shanghai, contaminadas y saturadas, han instaurado restricciones al número de vehículos.

En Shanghai, una nueva matrícula se obtiene pagando altos precios en subastas, salvo para los coches eléctricos, que es gratuito. Un gran incentivo para pasarse a la economía verde.

Chen lo reconoce: “Si el aire en Shanghai es tan malo, es sobre todo a causa de las fábricas, pero los coches también constituyen un gran problema”.

El carbón, un combustible contaminante, predomina en las grandes fábricas del país del que China es el mayor productor y consumidor mundial.

Noticia la información

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No te hacemos un tour... Te llevamos al Mundo Perdido

Instagram: @venezuelaverde